La Urología

Material de exploraciones

Es la especialidad médico quirúrgica que trata todas las patologías del aparato urinario del hombre y de la mujer, y la esfera genital del hombre, y por tanto incluye: riñones, uréteres, y vejiga en ambos sexos y exclusivo del hombre: próstata, vesículas seminales, testículos, epidídimo y pene.

Se denomina medico quirúrgica, ya que es una especialidad, que no conlleva solo cirugía, sino que trata patologías sin necesidad de operar como pueden ser las infecciones renales, las cistitis y cistopatías de la mujer, los cólicos nefríticos, las prostatitis, las inflamaciones testiculares, epididimarias, escrotales, peneanas, etc.

Hoy en día el urólogo debe contar en consulta con todo lo imprescindible para el desarrollo de su especialidad, como el ecógrafo, un flujómetro para valorar la calidad de la micción, un equipo de diagnostico endoscópico para poder ver la uretra, vejiga, uréteres y próstata con claridad, material para poder hacer las biopsias, y diverso equipamiento fungible como sondas y catéteres de varios tipos para poder actuar de urgencia ante cualquier cuadro obstructivo o hemorrágico.

Patologías:

  • Cálculos (piedras) renales de todo tipo: Piélicas, caliciales, etc. Hay que considerar que no todas son subsidiarias de tratamiento quirúrgico o litotricia. Con vigilancia se expulsan espontáneamente mas del 40%.

    Cálculo renal de tipo calicial

    Cólicos nefríticos (producidos siempre por obstrucción aguda de la vía urinaria, la mayor parte por piedras).

    Infecciones renales (Pielonefritis, tuberculosis…).

    Hipertensión renal no esencial, de origen vascular (por estenosis de arteria renal).

    Leyenda

    Alteraciones morfológicas del riñón que causen patología tales como riñones en herradura, ectopias renales, malrotaciones renales, etc.

    Anuria: Es la ausencia de orina en vejiga de varias horas de evolución e incluso de un día entero, y es un cuadro muy urgente, ya que no existe el deseo de orinar y por tanto hay que actuar de inmediato. Siempre es producida por una obstrucción crónica de los riñones y en ocasiones por fallo pre-renal de cualquier etiología. Puede precisar Diálisis de urgencia.

    Hemorragias de origen renal, por lo que hay que acudir SIEMPRE al urólogo ante el menor signo de hematuria (sangre en la orina).

    Quistes renales simples o complicados: No hay que confundirlos jamás con tumores renales, los quistes son mucho mas frecuentes.

    Quistes renales simples o complicados

    Traumatismos renales de cualquier etiología, bien por accidentes graves o contusiones leves. Siempre habrá que valorar urgente cada caso.

    Tumores renales de todo tipo. Hay que tener en cuenta que hay que estudiar de inmediato cualquier signo de sangre en orina o dolor insistente en alguno de los riñones.

  • Estenosis: Estrecheces de la unión de la pelvis (salida del riñón) con el uréter, llamadas “estenosis de la unión pielo-ureteral” (la gran mayoría son congénitas y silenciosas y se pueden diagnosticar a cualquier edad e incluso intraútero o en recién nacidos). Pueden producir dolor o no.

    Estenosis del uréter a cualquier nivel producidas por diversas causas intrínsecas o extrínsecas.

    Cálculos subsidiarios de expulsión o impactados en uréter.

    Malformaciones del uréter y acompañado de patología.

    Alteraciones diversas del uréter en su desembocadura en vejiga y pueden ser de diverso origen, como megauréteres, ureteroceles, reflujos vésico-ureterales, etc.

    Traumatismos ureterales bien por accidentes o por otras intervenciones extra-urológicas.

    Tumores de uréter que se denominan “tumores de vías” y pueden ser a cualquier nivel del mismo, y también pueden causar hematuria, o dolor o ser silentes.

  • Cálculos vesicales (piedras). Son de relativa frecuencia y casi siempre de origen obstructivo y por ello mas frecuentes en hombres, pero también pueden ser  de causa neurológica en ambos sexos. Se tratan bien por Litotricia o por Cirugía convencional.

    Alteraciones vesicales (cistitis, cistopatías, inflamaciones bacterianas, de origen hormonal, o relacionadas con el coito en la mujer).

    Incontinencia de orina en la mujer.

    Traumatismos vesicales de cualquier etiología.

    Tumores vesicales de cualquier tamaño y situación. De aquí la gran importancia de revisiones periódicas en pacientes fumadores o que trabajen con substancias alquitranadas como pintores, mineros… Ante la menor sospecha de hematuria o de sintomatología vesical acudir de inmediato al urólogo.

  • Estrecheces uretrales del hombre de cualquier causa, bien sea por traumatismo, por infecciones o por sondajes previos.

    Estrecheces del meato (punta) de la uretra en ambos sexos.

    Alteraciones micciones de cualquier tipo en el hombre o en la mujer

    Cálculos (piedras), que pueda estar enclavadas en la uretra.

    Malformaciones uretrales congénitas del varón tales como hipospadias, epispadias, etc., que son desembocaduras anómalas del meato uretral. También puede haber estrechez del meato uretral en la mujer aunque la uretra sea mucho mas corta.

    Traumatismos uretrales y siempre de urgencia inmediata al Urólogo.

    Tumores primarios de uretra en ambos sexos.

  • Hidrocele: Líquido alrededor del testículo que puede llegar a producir una gran diferencia de tamaño con el otro, e incluso ser bilateral. Siempre hay que valorar la cirugía o la abstención.

    Varicocele: Venas del testículo dilatadas que pueden causar molestias, dolores, e incluso en casos concretos sub-fertilidad. Siempre el urólogo valorará la cirugía en cada caso.

    Infecciones del testículo: Orquitis, si afectan solo al testículo. Epididimitis, si afectan sólo al epidídimo. Orquiepididimitis, si afectan a los dos. Se nota siempre dolor, calor, o signos de tumefacción.

    Torsiones de testículo o del epidídimo: Este cuadro es una de las urgencias más frecuentes en el varón joven, ya que de no acudir de inmediato ante cualquier dolor de aparición brusca se corre el peligro de perder el testículo. No se debe perder tiempo y siempre debe ser valorado únicamente por urólogo.

    Traumatismos testiculares o de la bolsa, abiertos o cerrados por golpes fortuitos, patadas, heridas, etc. También es cuadro de inmediata urgencia urológica.

    Gangrena del testículo y escroto producidas por infecciones graves de origen urinario. Hay que acudir de extrema urgencia ante la menor presencia de manchas obscuras en el escroto o pene y más si se acompañan de dolor o aumento de tamaño. Es un cuadro muy grave y de ahí su urgencia.

    Tumores de testículo de mayor incidencia en la pubertad y muchas veces es asintomático en sus inicios. Hay que tener vigilancia y palparse bien los testículos cada día y ante el menor bulto, acudir al urólogo.

  • Prostatitis a cualquier edad (inflamaciones o infecciones). Pueden ser leves, graves, y muy graves y de ahí que si existe molestias miccionales, dolor prostático o fiebre alta, deberá acudir de inmediato al urólogo.

    Hipertrofia prostática benigna (HBP) o adenoma de la próstata. Es una patología en todo varón desde los 45 años y que produce diversa sintomatología en cada uno. Conviene vigilarse anualmente POR EL URÓLOGO y siempre estará controlado y puede que en algún momento precise cirugía de la que se le ofrecerá diversas alternativas. Puede llegar a la Retención completa de orina y precisar una sonda y de ahí el consejo de vigilancia.

    Cáncer de la próstata: Es de suma importancia el control temprano por el urólogo siempre (a partir de los 45 años), pues existe la posibilidad de padecerlo (es el cáncer mas frecuente en el varón, con cerca de 32.300 casos diagnosticados en 2015 en España), y únicamente el urólogo le valorará con el tacto rectal, la analítica (el PSA solo puede no bastar en casos, pues hay falsos positivos ó negativos muy altos y se puede tener cáncer de próstata con PSA normal… ¡.ojo !).
    Existen nuevos marcadores  en cada caso, que el urólogo le recomendará y le hará el mismo. (K4 score Test, PCa3…etc) para evitar Biopsias negativas, ya que hasta ahora, ha sido el gran problema (en 2015 cerca de 65.000 Biopsias en España!!)
    El diagnostico radiológico mas indicado ante una sospecha de cancer de próstata es hoy la RNM (Resonancia Magnética multiparamétrica) y el radiólogo dará una clasificación que podría recomendar una  Biopsia.
    En ese caso, hoy en día se recomienda hacerla fusionada con una Ecografia transrectal de alta resolución.
    Cada caso tendrá un planteamiento diferente e individualizado en caso de ser positiva la Biopsia y dependiendo de la clasificación Gleason.

    Por tanto, recordar siempre que por muchos adelantos que haya, ES IMPRESCINDIBLE QUE EL URÓLOGO PALPE SU PRÓSTATA

    RECUERDE QUE EL TACTO RECTAL DEL URÓLOGO EN INSUSTITUIBLE.

    Retención aguda de orina: No poder orinar, con mucho dolor en vejiga y bajo vientre abombado. Requiere ser sondado de urgencias y posteriormente ser estudiado por urólogo para ver la causa.

  • Fimosis: Dificultad o estrechez para descubrir el glande. Es una patología muy frecuente y hay que valorar la necesidad de cirugía en cada caso pues se pueden evitar cuadros urgentes de parafimosis (anillo obstructivo del prepucio sobre el pene) o cáncer de pene por falta de higiene prolongada en el tiempo en hombres mayores. Puede haber frenillo corto y no fimosis y también debe ser valorado urológicamente.

    Curvatura congénita de pene: Se observa en erección y con las primeras relaciones y es siempre hacia abajo. No se palpa placa fibrosa y puede producir dolor o no. La indicación de cirugía sería muy limitada.

    Curvatura adquirida de pene o enfermedad de Peyronie: Deformidad por curvatura lateral o hacia arriba en erección que puede producir dolor o imposibilidad en la penetración vaginal. Se suele palpar placa fibrosa causante de la misma. Solo tiene tratamiento médico el dolor, y la curvatura llegado el momento precisará tratamiento quirúrgico.

    Impotencia masculina de cualquier forma de presentación, tanto en la erección como en la penetración.

    Presentación de verrugas en cualquier situación en el pene e incluso en el pubis. Conviene una exploración sobre todo si su pareja ha sido diagnosticada de HPV (Papilovirus humano) pues puede tratarse de Condilomas acumulados que habrá que tratar. También pueden presentarse estos en su pareja que habrá que tratar idénticamente.

    Cáncer de pene: Si se es adulto fimótico deberá intentar descubrir el glande a diario y practicar higiene del mismo y se aconseja revisión por Urólogo. Ante la visión de una lesión no dudar en ir de inmediato al Urólogo. También es aconsejable el niño, aparte de que sea controlado por su pediatra, sea visto en caso de fimosis por el urólogo.

    Estrecheces del meato (punta) de la uretra.

    Hipospadias o epispadias ya mencionados.